Bienvenido a la isla de Ávalon...

jueves, septiembre 27, 2007

El rey Schahriar y su hermano el rey Schahzaman




Cuéntase que una vez existió un rey entre reyes. Su reino era Sassan.
Tenía dos hijos, y ambos eran heroicos jinetes, pero el mayor valía más aún que el menor. El mayor reinó en los países, gobernó con justicia entre los hombres y por eso le querían los habitantes del reino. Llamábase el rey Schahriar. Su hermano, llamado Schahzaman, era el rey de Samarcanda. Siguiendo las cosas el mismo curso, residieron cada uno en su país, y gobernaron con honestidad durante más de veinte años. Cierto día el mayor sintió vehementes deseos de ver a su hermano. Entonces ordenó a su visir que partiese y volviese con él. Así lo hizo y tras notificar al rey Schahzaman el anhelo de su hermano, dispuso los preparativos de la partida y salió en demanda de las comarcas de Schahiar. Pero a medianoche recordó una cosa que había olvidado; volvió a su palacio apresuradamente, y encontró a su esposa tendida en el lecho abrazada con un negro, esclavo entre los esclavos. Al ver tal cosa, el mundo se oscureció ante sus ojos.
Desenvainó inmediatamente su alfanje, y acometiendo a ambos, los dejó muertos sobre los tapices del lecho. Volvió a salir sin perder una hora ni un instante, y ordenó la marcha de la comitiva. Y viajó de noche hasta avistar la ciudad de su hermano.


Entonces éste se alegró de su proximidad, salió a su encuentro, y al recibirlo, se regocijó de tener allí a su hermano. Pero el rey Schahzaman recordaba la aventura de su esposa, y una nube de tristeza le velaba la faz. Su tez se había puesto pálida y su cuerpo se había debilitado. Al verle de tal modo, el rey Schahriar creyó en su alma que aquello se debía a haberse alejado de su reino y de su país, y lo dejaba estar, sin preguntarle nada. Al fin, un día, le dijo: "Hermano, tu cuerpo enflaquece y tu cara amarillea". Y el otro respondió: "¡Ay, hermano, tengo en mi interior como una llaga en carne viva!" Pero no le reveló lo que le había ocurrido con su esposa.
El rey Schahriar le dijo: "Quisiera que me acompañes a cazar a pie y a caballo, pues así tal vez se esparciera tu espíritu". El rey Schahzaman no quiso aceptar, y su hermano se fue solo a la cacería.


Había en el palacio unas ventanas que daban al jardín, y habiéndose asomado a una de ellas, el rey Schahzaman vio cómo se abría una puerta para dar salida a veinte esclavas y veinte esclavos, entre los cuales avanzaba la mujer del rey Schahriar en todo el esplendor de su belleza. Llegados a un estanque, se desnudaron, y se mezclaron todos.
Y súbitamente la mujer del rey gritó: "¡Oh, Massaud!" Y en seguida acudió hacia ella un robusto esclavo negro, que la abrazó. Ella se abrazó también a él, y entonces el negro la echó al suelo, boca arriba, y la gozó. A tal señal todos los demás esclavos hicieron lo mismo con las mujeres. Y así siguieron largo tiempo, sin acabar con sus besos, abrazos y copulaciones hasta cerca del amanecer. Al ver aquello, pensó el hermano del rey: "¡Por Alah! Más ligera es mi calamidad que esta otra". Inmediatamente, dejando que se desvaneciese su aflicción, se dijo: "¡En verdad, esto es más enorme que cuanto me ocurrió a mí!" Y desde aquel momento volvió a comer y beber cuanto pudo.


A todo esto, el rey, su hermano, volvió de la cacería y el rey Schahriar observó que su hermano el rey Schahzaman acababa de recobrar el buen color, pues su semblante había adquirido nueva vida.
Se asombró de ello, y dijo: "Hermano, hace poco te veía amarillo de tez y ahora has recuperado los colores. Cuéntame qué te pasa". Tras dudar unos instantes, Schahzaman relato a su hermano lo que había vivido antes de su encuentro y que esa había sido la razón de su semblante abatido. "En cuanto a la causa de haber recobrado mi buen color, dispénsame de mencionarla" .


Cuando su hermano oyó estas palabras, le dijo: "Por Alah, te conjuro a que me cuentes la causa de haber recobrado tus colores". Entonces el rey Schahzaman le refirió cuanto había visto. El rey Schahriar dijo: "Ante todo, es necesario que mis ojos vean semejante cosa". Su hermano le respondió: "Finge que vas de caza, pero escóndete en mis aposentos y serás testigo del espectáculo; tus ojos lo contemplarán". Así lo hizo, y cuando vió estas cosas el rey Schahriar, la razón se ausentó de su cabeza, y dijo a su hermano: "Marchemos para saber cuál es nuestro destino en el camino de Alah, porque nada de común debemos tener con la realeza hasta encontrar a alguien que haya sufrido una aventura semejante a la nuestra. Si no, la muerte sería preferible a nuestra vida". Su hermano le contestó lo que era apropiado y ambos salieron por una puerta secreta del palacio. Y no cesaron de caminar día y noche, hasta que por fin llegaron a un árbol, en medio de una solitaria pradera. En aquella pradera había un manantial de agua dulce. Bebieron de ella y se sentaron a descansar.


Apenas había transcurrido una hora del día, cuando el mar empezó a agitarse. De pronto brotó de él una negra columna de humo, que llegó hasta el cielo y se dirigió después hacia la pradera. Los reyes, asustados, se subieron a la cima del árbol, que era muy alto, y se pusieron a mirar lo que tal cosa pudiera ser. Y he aquí que la columna de humo se convirtió en un genio de elevada estatura, poderoso de hombros y robusto de pecho. Llevaba un arca sobre la cabeza...


¿Os habré complacido lo suficiente y gozaré de vuestro favor, para proseguir mañana con el relato?

19 Comments:

Blogger Ray Ceef said...

Bueno Morgana, nos tienes sobre ascuas. Me temo un final malo del cuento. Estas cosas nunca acaban bien ...!

Un placer.

10:30 p. m.  
Blogger Emili said...

Hola Mo, Ray

Mucha paciencia deberá tener el gran genio para con ambos. Si yo fuera tal eon, me metia de nuevo en mi lamparita a dormir la mona. ¡Qué manera de complicarse la vida han tenido los dos hermanos! La vida si, es difícil, pero podemos hacerla más fácil de lo que nos parece. Todos nuestros ánimos, todas nuestras penas, residen en nuestro interior. Uno puede ser feliz mirando el mar o infeliz en las Antillas...

Una abraçada i endavant amb el purugrama!

11:10 p. m.  
Blogger Ray Ceef said...

Te veo más animado últimamente Emili. Me alegro de que estes mejor.

Un abrazo.

8:59 a. m.  
Blogger Morgana said...

Ray, en mi intento de emular (salvando las distancias obviamente) a Schehrezade, me alegro de haber conseguido mi proposito...

el placer es mío.

9:42 a. m.  
Blogger Morgana said...

Emili, tienes muchísima razón...

Siempre debemos intentar hacer la vida más fácil y en ocasiones más llevadera.

un abrazo

9:46 a. m.  
Blogger linmer said...

Una gran historia Morgana, me dejas con ganas de más.

Besos

10:17 a. m.  
Blogger PENELOPE said...

Supongo que sigues hoy ¿no? ;)

10:48 a. m.  
Blogger Morgana said...

Si lo es Linmer...

dos para ti

10:50 a. m.  
Blogger Morgana said...

jajajaj Pe... como no me juego la cabeza en ello, quizás tarde un poquito más. ;)

10:51 a. m.  
Blogger George Hazard said...

A mí desde luego que sí, no lo dudes!

12:17 p. m.  
Blogger Lula said...

JOPETA!!!

Es que lo has cortado en lo mejor... brrr
Pues a tus pieses, esperando, no hay otra solución.

12:20 p. m.  
Blogger Morgana said...

Bien, George... bien... ;)

12:23 p. m.  
Blogger Morgana said...

Lula, amiga, de eso se trata... o cómo crees que logró Sherezade salvaguardar el pescuezo durante mil y una noches? ;)

12:27 p. m.  
Blogger el_Vania said...

Esto es como los episodios que en el clímax sale lo de "continuará".
Morgana, por Diox...!
Acaba esto... pero ya!!
Salud/OS!

3:51 p. m.  
Blogger Paradox said...

Muy bonito Morgana.
Gran relato, estoy en ascuas, aunque a decir verdad, sospecho el final y la moraleja del asunto.
De todas maneras permanezco atento a la pantalla.
Ahora empiezo a netender porque los reyes tenían esclavos eunucos y hacían las puertas de palacio tan altas.

5:48 p. m.  
Blogger cherinola said...

vengo de parte de mi ninya, pues les queria de dasir sañó Raichif que ella diu que se encuentra de más animalada de hase dias pero me dijo que le llamaron de no se por donde, le saltaron lagrimiyas de cucudrulo de la musió cuntinguda por la vuena nueba

sañóre Murgana, lo de su tio buélo me dejó in-trigado i que dise de edat que tiene? lo digo para fer una partida a la buti-zarra, al dominu o al parchéssit però con pésuls o llanties, ré de calarons

apa, adiós

7:16 p. m.  
Blogger Morgana said...

vale, vale... ya lo acabo el vania ;)

9:16 a. m.  
Blogger Morgana said...

Parado, seguro que sabrás el final... pero calladito eh!!

un abrazo

9:18 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

yhfub

1:56 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home